Qué se traduce - Traducciones cotidianas.



Esta entrada va dedicada de lleno al mundillo de la traducción. Y es que, normalmente, nadie sabe qué se traduce. La gente corriente solo llega a responder: una novela. O ni siquiera eso.
Solo tenemos que mirar a nuestro alrededor y seguramente la mayoría de los productos que tengamos en casa hayan sido traducidos. Si estás leyendo está entrada lo estás haciendo a través de un dispositivo con conexión a internet que con total seguridad fue escrito originalmente en otro idioma.
Cuando sales a la calle y ves los carteles publicitarios de la mayoría de las películas, estás viendo traducciones en gran parte. O cuando vamos al supermercado, incluso el más cercano que tengamos en casa, veremos productos cuyas etiquetas o bolsas han sido traducidas.


traducciones
Sentencias, novelas, cómics, manuales de instrucciones, programas informáticos… La globalización ha hecho completamente necesaria la traducción del 90% de lo que consumimos hoy en día. Y su correcta realización influye en la buena reputación que el vendedor del producto pueda ganarse.
Pongamos por ejemplo las cartas de los restaurantes. Entrañan una gran dificultad por los llamados culturemas: una realidad que existe en una cultura y que no tienen ningún equivalente en otra. Existen multitud de comidas típicas de los distintos países y culturas, con una gran costumbre e historia a la espalda. ¿Cómo, entonces, traducimos una unidad lingüística con tantísimo peso cultural? La mayoría de las veces con una descripción, ya que es la única forma de que el cliente extranjero se interese por el plato.
Aunque otra dificultad añadida es el espacio del que se dispone para hacer dichas descripciones: si hay poca descripción, al cliente no le interesa, y si hay demasiada, se aburre y se olvida del plato (es la ley del mínimo esfuerzo: en un folleto mientras menos leamos mejor, ¿o no es verdad?).
Además, el cómo se describan los culturemas o similares influirán enormemente en su éxito. Estos ejemplos se pueden ver en la carta de muchos restauranes y bares, solo te has de fijar. NO hay que traducir este tipo de realidades.


traducir carta restaurante
No utilices un traductor automático para estas cosas.


Los títulos, para un extranjero, serían algo completamente desconocido (¿covers, covertures, abdeckungen? Por favor,qué dolor de cabeza…). Al fin y al cabo, y como dijo una muy buena profesora: “uno tiene que dar demasiadas explicaciones para que te acepten un presupuesto digno de traducción cuando, en realidad, es supernecesario para vender (¡ya me dirás tú, quién va a comerse una “blood sausage“!)”.

¿Y tú qué opinas de todo esto?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada