Un traductor ha de ser organizado


Hoy es uno de esos días en los que no tienes nada que hacer y te acuerdas de que tienes un blog, así que aquí estoy. Tenía pensado escribir una entrada sobre qué hacer los días (semanas o meses si estás empezando) en los que no tienes ningún encargo ni nada remunerado que hacer. Sin embargo, creo que voy a hablar de otra cosa: un traductor debe ser organizado. Para explicaros el porqué, os cuento cómo ha sido mi última semana:

Miércoles: llega uno de esos e-mails, acepto el encargo y Trados se niega a abrir los archivos porque dice que le hace falta no sé qué (ahora sí lo sé y no volverá a faltarle nunca).

problemas software de traduccion
Jueves: me tiro todo el día (y parte del anterior) intentando solucionar el problema. La gestora de proyectos de traducción me comenta que intentará hablarlo con los informáticos de la empresa de traducción de Barcelona para ver si es que falta algún archivo o hay algún problema. A última hora de la tarde, después de haberme leído todos los tutoriales del mundo y de haber probado todo lo habido y por haber, consigo solucionar el problema (y me atrevería a decir que casi por casualidad). Llamo a la agencia de traducciones y la gestora me dice que entregue la traducción el lunes. Un rato después me llaman y me ofrecen hacer una revisión para entregarla al día siguiente. Estoy más liada que la pata de un romano, pero acepto (hace un mes que no entra trabajo y aquí no se dice que no a nada). El traductor no había puesto mal ni una coma, así que acabo en un momento y me dan ganas de llamarlo para darle las gracias.

Viernes: me paso la mañana en la universidad porque se me había olvidado que tenía que acudir a un acto (si no llega a ser por mi relación amor-odio con Trados, no sé cómo lo hubiera hecho: no hay mal que por bien no venga). Traduzco y reviso una y otra vez el texto como si no hubiera mañana (pero no hasta la mañana siguiente, sino hasta el lunes).

Sábado: sigo traduciendo y revisando, pero me acuerdo de que el martes tengo un examen. Ya a las 9 de la noche decido ponerme a estudiar.

Domingo: estudio, leo la traducción, estudio, la vuelvo a leer…

Lunes: entrego la traducción a primera hora y me voy corriendo a entregar unos papeles a hacienda (como buen contribuyente español, sí señor). Me acuerdo de que tengo que entregar una práctica (y hacerla primero, claro).

Martes: estudio un rato más, hago el examen y, antes de caer en brazos de Morfeo, decido que a partir de ahora tengo que organizarme mejor.

¿Y cómo? Pues yo, de momento, voy a comenzar a seguir estos sencillos pasos:

un traductor ha de ser organizado
Disponibilidad: conviene tener un calendario bien hermoso al lado del ordenador para tener claro si podemos aceptar un encargo de traducción o corrección o no. De esta forma, sabiendo qué es lo que tenemos que hacer en los próximos dos o tres días, nos resultará más fácil calcular si podemos realizar una traducción de calidad y, además, tener tiempo para comer y dormir (de vida social ni hablamos, ya tendremos tiempo la semana siguiente cuando no haya trabajo).

      - Estudios: somos muchos los que hemos decidido hacer un máster (mucho se ha hablado de este tema los últimos días). Si se combinan los estudios con la traducción, es muy importante llevar el tema académico al día. Realizar las prácticas y trabajos a tiempo nos garantiza que si nos sale un encargo dos días antes de un plazo de entrega de algo de la universidad, no nos supondrá un problema. Con los exámenes pasa lo mismo: mejor ir estudiando la materia poco a poco que pegarse el atracón el día de antes (y, mucho menos, si el día de antes tienes que entregar una traducción). Además, se supone que has elegido ese máster porque te interesa la materia y quieres especializarte, así que nada mejor que dedicarle un poco de tiempo todos los días para asimilar bien los conceptos y aprender más.

Fiscalidad: trabajar por cuenta propia tiene una serie de ventajas y desventajas que todos conocemos (o sufrimos). Una de las cosas que menos les suele gustar a los traductores es tener que encargarse de los temas fiscales (sobre todo a los que, como yo, son de letras puras). Conviene tener todo al día y no dejar nada para última hora. Si hay un mes para entregar la declaración del IVA y lo dejas para el último día, es probable que te surja algún problema y acabes entregándola fuera de plazo. Además, a la hora de facturar conviene ser organizado y puntual: en mi caso, si en lugar de enviar una factura el día 31 de enero lo hago el día 1 de febrero, significa que cobraré 30 días más tarde (y añadirle 30 días a los tropecientos que tengo que esperar hasta que me paguen…).

      - Herramientas TAO: aquí hay dos cosas que me gustaría comentar. En primer lugar, hay que asegurarse de que las herramientas con las que trabajamos funcionan correctamente, están actualizadas, etc. Que llegue un encargo y te tires horas para empezar a traducir porque hay un problema con el software de traducción, no tiene ninguna gracia (doy fe). En segundo lugar, a veces también te ofrecen hacer una traducción con una herramienta que no tienes ni dominas. En ese caso entra en juego el factor formación. Conviene conocer y probar nuevas herramientas, sobre todo las gratuitas que están a disposición de todo el mundo.  Asistir a cursos de formación también es una inversión de tiempo (y normalmente dinero) que nos puede salir muy rentable a corto plazo.


Ha sido una entrada un poco estresante (¡sobre todo para mí!), así que lo dejo por hoy. ¡Muy pronto más!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada